Artículos Convocatoria Hemeroteca Contacto
Presiona en la imagen para ver el original.

El embustero

Abelardo Díaz Alfaro | Cuento | 7 años de poesía y 3 cuentos

El embustero es un tipo clásico en la fiesta criolla. La imaginación del embustero deja muy a la zaga la de los famosos literatos y pintores del mundo…

El embustero de campo imprime a su cuento un tono de seriedad, que salpica de juramentos y de afirmaciones que logran darle un tinte de veracidad a lo narrado. Jura por lo divino y por lo humano. Pide que caiga un rayo y lo parta en pleno día soleado. Porque nunca ha caído un rayo con sol. Los desconocidos y las mujeres son sus mejores víctimas. A las mujeres les ha gustado creer mentiras siempre y cuando que sean bonitas. Ya como se fue compay jobo, embustero de los de estirpe, dejó al famoso Jaiba que en esta fiesta de tumbal, el soberano teje un hilván de embustes en los oídos de una jibara quemada en los mejores soles de altura. Don Chu tocaba aquello de: Imilia, Imilia, usté me tiene como alacrán en pote, me tiene como becerrito huérfano. Le juro por esa luz, por mis sijos, por este cielo. Si lo que digo es mentira que venga un rayo y me jienda...

¡Mentiroso!… a toas les dice lo mesmo…

Yo tengo mi finquita, mis vaquitas, mis guineítos, mis periquitos… Y con una gallina que tengo basta para vivir los dos….

¿Y qué gallina es esa?

Una gallinita que me pone quince huevos al día. Eso no es gallina, eso es una incubadora. Usté sabe don Teyo, que la gallina cuando pone un huevo jace…co…co…roco, y mira a vel si puso…

¿Y qué tiene esa gallinita?

Es un fenómeno. Le puse una canalita en el nidal. La gallinita ponía un huevo y rodaba por la canalita a un candungo. Y como no veía la postura ponía otro. Se rodaba la postura. Ponía otro. Y como no veía lo que ponía, seguía poniendo y poniendo. Me puso treinta posturas en un día.

A esa gallina se le salieron las madres. Y eso no es nah mi Imilia. Esa gallinita, no se crea, no solo saca postura sino toh lo que le da la gana. Un día se echó encima de un coco… me fui a jacel unas diligencias a la costa. Y cuando vengo a la semana, ¿qué pasa? ¿Qué pasó? Encuentro una palma de coco más grande que mi casa en el batey… Y cuando miro para el cogollo allá estaba echá mi gallina en un nidal de coquitos… ¡Qué gallina compay! ¡Es una mina! Eso se lo juro por el difunto, por el aire que respiro, por el amor que le profeso a esta jembrita.

Don Chu otro pie embustero… A usté sólo compay Jobo se le gana en la mentira…

Don teyo… don Teyo, sino me cree me voy. Es más, es una gallinita que entiende inglés.

¡Ambustero! Por los huesitos se lo juro. Le eché un gallo inglés de ahí donde vive mister Winston Churchill… Un gallito acabaito de llegar de afuera que cantaba inglés. Al principio no se intendieron. Pero la gallinita mía al poco rato se le arrimaba al gallito y le decía: co…co…roco… How are you? I am very well, thank you…

Esta es una gallinita maestra especial de inglés. Buen pie. ¡Qué gallinita! Total, que es aparraíta. Y me da el semanal y la mensualidad. Yo le doy maíz y ella se mantiene. Es más mi gallinita es sulmarina.

¿Cómo es eso?

Un día se me peldió. Tuvo dos o tres semanas fuera… Un día la veo llegal mojá. Las seguí. Se tiró a un charco. Yo me quité la ropa y me tiré al fondo del charco. Y allí estaba echá mi gallinita y los pollitos sacaos flotando. Era una gallinita sulmarina.

En mi vida había visto yo embustero más grande.

Si no me cree que ofendo.

No, yo se lo creo. Usté y Jorgé Juansintón son iguales.



Abelardo Díaz Alfaro

Escritor y educador

Puertorriqueño de la ciudad de Caguas y uno de los cuentistas más laureados del país. Su libro Terrazo incluye cuentos como El Josco y Santa Clo va a la cuchilla, que retrataban la realidad de un Puerto Rico acosado por la identidad gringa.






×