Artículos Convocatoria Hemeroteca Contacto


Tomemos las riendas de nuestra salud

Xiomara Acuña | Salud

¿Sabía usted que un simple paseo a caballo le provee en el acto una entrada sensorial transmitida al cerebro vía medular y a una frecuencia de cientos de oscilaciones por segundo? Sorprendentemente estos impulsos de estimulación le mejoran desde la autoestima, la memoria, la comunicación gestual, la articulación de las palabras, el equilibrio, la coordinación hasta las relaciones con personas en espacios abiertos así como también desarrolla el respeto y amor por los animales.

Estamos hablando de la equinoterapia, llamada también hipoterapia (del griego hippo que significa caballo), una técnica de rehabilitación o habilitación física y psicológica mediante el uso del caballo aplicada a personas con discapacidades diferentes.

En los últimos cinco años se viene desarrollando en algunos países de Latinoamérica la monta de caballos con fines terapéuticos dirigidos a mejorar la calidad de vida de aquellos con dificultades o discapacidades físico motoras y cognitivas. Para estos fines, salud, educación y profesionales de la equitación han concertado conocimientos y voluntades dirigidos a desarrollar una labor con profundo sentido social originando un espacio holístico de salud y entretenimiento.

En Venezuela, desde el Centro Ecuestre “Negro Primero” ubicado al oeste de Caracas, la montadora venezolana Maritza Trujillo, viene desarrollando hace cuatro años este hermoso proyecto que cuenta hoy con una matrícula de 400 niños especiales provenientes la mayoría de barrios pobres. En el manual de su autoría llamado “La Equinoterapia” explica que de los tres “aires” del caballo, paso, trote y galope, el más utilizado es el paso (cuatro tiempos) ya que a ese aire el caballo es capaz de generar hasta 110 impulsos de estimulación, proveyendo al jinete una entrada sensorial a través del movimiento variable, rítmico y repetitivo así como una rotación de unos ocho grados para ambos lados de la pelvis. Mágicamente le permite al montador sentir “que es caminar” a la vez que le produce una re-educación neuromuscular, e incluso, aprovechando el calor corporal que genera el caballo el cual actúa sobre el sistema locomotor.

La equinoterapia promete contribuir a conformar las dimensiones ambientales y psicosociales que eventualmente eleven nuestra calidad de vida (bienestar) ocasionalmente confundida con el nivel de vida (factor económico).



Xiomara Acuña

Equinoterapeuta certificada



×